Mostrando entradas con la etiqueta Chartie Partie. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Chartie Partie. Mostrar todas las entradas

martes, 6 de diciembre de 2016

Ante la duda... ¡Cíñete al Código!



Hoy os traigo un descubrimiento especial en esta última entrada del blog. Se trata de algo que conocí de la manera más tonta pero que derivó en algo más importante. Todos conocemos por las películas de época los Códigos de Honor y de conducta. Quizás alguno de vosotros seáis de los que posean uno y lo sigue con pulcritud o quizás pertenezcáis a alguna organización que se guía por un código especial. Sea como fuere os invito a echar un vistazo a algunos de ellos (será que últimamente tengo alma de caballero andante). Seguro que alguien más sesudo podría hablaros de ellos con conocimiento de causa pero dejadme que yo os lo cuente a mi manera.

Todo esto empezó, como he dicho antes, de la manera más tonta. Seguro que recordáis la película "Piratas del Caribe". Hay un diálogo de esos que pasan a la historia del cine por su sencilla genialidad. La situación es algo desastrosa para los piratas y el capitán Jack Sparrow (el actor Johnny Depp) debe abandonar a sus hombres momentáneamente. Su segundo al cargo le pregunta con desesperación sobre qué deben de hacer si sobreviene un problema grave a bordo. Como buen líder que no tiene ni idea de qué hacer, el capitán Sparrow disimula, aparenta gran seguridad e improvisa una respuesta que resulta ser la madre de cualquier solución de problemas: "¡Cíñete al Código!"  ¡Ah, claro, por supuesto!... Y es que es ahí donde parecen residir  todas las claves para desenvolverse con éxito por los mares al estilo pirata.

El Código Pirata, el famoso Chartie Partie, existió de verdad. En realidad eran muchos porque cada capitán imponía sus reglas y castigos a bordo. Uno de los más famosos es el de los filibusteros Bartholomew y Morgan...  ¿Qué nos enseña esto? Pues que no todos los Códigos de conducta son honorables... Las bandas criminales y las sectas también los poseen así que, por mucho ron que circule de por medio,... ¡Ojito con lo que juráis y ante quién!





Dirijamos pues nuestra mirada a ideales más elevados y detengámonos en el código por excelencia: el Código Caballeresco. Sí, ese que se empeñaba resucitar Don Quijote en un mundo donde el Honor ya no existía, ese que materializaron los Caballeros Templarios y los Masones. Este código inspiraba la conducta de los hombres de armas y no seguirlo suponía perder el Honor, y eso era lo peor que te podía pasar, no como hoy que cualquier caradura sale por la televisión y se le llena la boca de "honorabilidad". El Honor era algo serio porque  les definía ante los demás mortales y ante un Dios que todo lo veía y que no era tan compasivo como el de ahora. No solo los caballeros deseaban poseerlo, sino todo hombre y mujer respetable. Tener honor lo era todo e implicaba sacrificio, cumplir con la palabra dada, ser justo, ser recto ante Dios y ante uno mismo... palabras que suenan románticas pero que hoy en día no se sienten tan de verdad y, ni mucho menos, se ponen en práctica.



¡Eran otros tiempos!, se dice, y ya no hay apenas caballeros ni damas como los de antes en esta nuestra mal educada sociedad. 

Disculpad si ahora me pongo en plan moralina, pero es que tengo que decirlo. Y es que estoy harta de la mala educación, de que hablar mal sea sinónimo de ser campechano o guay, de que no te puedas fiar de nadie ni tan siquiera cuando dice "te lo prometo", de pisar mierdas por la acera y aguantar las fiestecitas de los vecinos hasta horas que no son las que deberían. Estoy harta de que no se respete nada, de no poder prestar algo porque probablemente no me lo vayan a devolver, de no poder confiar en alguien contándole un problema porque puede que a mis espaldas me critique a pesar de decirme en mi cara que me estima. Estoy harta de los que piensan que la libertad de expresión da carta blanca para poder insultar, herir o mofarse de otros porque no piensan como ellos y de los que presumen de ideales nobles pero los defienden agresivamente, sin darse cuenta de que perdiendo las formas pierden todas sus nobles razones. Y el colmo de los colmos es que la gente que reivindica con más altanería sus derechos es la que se te cuela en la fila del supermercado porque es más espabilada que tú (eso me lo han dicho a mí). Como veis los detalles de conducta de nuestro día a día dicen mucho de nosotros, son los que nos definen de verdad y no lo que intentamos aparentar ante los demás o nosotros mismos.

Y no he hablado de las redes sociales... ¡No quiero ni hacerlo!

No penséis que quiero convertir nuestra sociedad en Esparta, donde tenían un código de honor que dejaba al de los templarios como el de unos niños de guardería. Simplemente creo que la educación, el respeto y todas esas cosas pasadas de moda, definen a una sociedad como el Honor definía a un verdadero caballero en la antigüedad , y no me importa ir de antigua aún a riesgo de quedarme la última de la fila por el simple hecho de tener que vivir en un mundo donde los "listos" son los que triunfan. Los principios y valores son importantes porque nos guían. No son lo que pensamos que debería hacerse sino cómo actuamos, lo que hacemos tanto de cara a los demás como cuando nadie nos ve. Nuestros fines no justifican los medios. Seguir nuestro propio Código de Honor nos hace salir del vagar errático de los instintos... y esto no es nada fácil de hacer, me consta. Bueno, ya me callo que estoy casi hiperventilando...



¿Qué ha sobrevivido de aquellos códigos? Pues algunas cosas. Hoy en día existen códigos redactados por abogados que no dejan nada en el tintero, como los deontológicos de cada profesión, los de muchas empresas (aunque algunas solo buscan el autobombo y motivación de sus trabajadores, además de quedar muy chulos en las webs corporativas)... Pero los códigos hay que sentirlos muy dentro e incluso jurarlos por lo más sagrado para que sean de verdad un referente a seguir.



Y ahora, relajémonos con otro tipo de códigos, muy útiles y algo más personales. Los códigos-guía de nuestro caminar por la vida. La mayoría son tácitos, no suelen ser públicos ni conocidos. Aquí podéis incluir todas aquellas normas recibidas de vuestros mayores, consejos de amigos o conclusiones de vuestra propia experiencia que os ayudan a deambular en este mundo nuestro y salir airosos. Como ejemplo me gustaría recomendaros "El Decálogo del Caminante" de Manuel Pimentel. Se trata de una novela corta en la que se muestra de manera didáctica diez consejos para andar por la vida: "Ten sueños, ideales y metas", "Una vez alcances una meta, no te detengas y busca una nueva"... Os invito a leerlo o al menos visitad los enlaces de más abajo para que os hagáis una idea.


Soy de la opinión de que el mundo, además de al Capitán Trueno, necesita muchos caballeros y damas de los de antes, pero sin armadura o vestidos de seda. Tampoco hace falta pertenecer a una hermandad secreta, aunque mole mucho. Deberíamos recordar lo que es el honor, el respeto a la palabra dada, el respeto al prójimo y dejar el mundo un poquito mejor de como lo encontramos... ¿Veis como tengo complejo de caballero andante?  



Además, no solo los adultos pueden tener un código de honor, sino los niños y adolescentes, algo sobre lo que ya se trabaja en algunos centros, sobre todo para prevenir el temido bulliyng. Creo que involucrar a los jóvenes en ellos puede serles de gran utilidad. El más famoso de todos es el de los Scout, pero deberían aprenderse en cualquier centro educativo y llevarlo a la práctica de manera transversal.

¿Cuál es vuestro Código personal de Honor? ¿Cuáles son esos principios por los que os regís, por los que sois lo que sois, esos que dicen lo que jamás haríais, esos que guían vuestros actos ante los demás?

Para que os inspiréis, os dejo a continuación una serie de normas y juramentos pertenecientes a diferentes códigos de conducta que definen perfectamente a sus seguidores, sobre todo si los cumplen de verdad. Supongo que con algunos os sentiréis plenamente identificados y ante otros... pues lo mismo temblais un poquito.

Y, por último, os quiero agradecer el haber estado ahí todo este tiempo, entrada a entrada o descubrimiento a descubrimiento.  Quizás algún día retome este blog, pero ahora es tiempo de otras cosas. Cualquier pequeño descubrimiento que hagáis es un tesoro de sabiduría y conocimiento y, por ello, un deber compartirlo.

¡Ah! No olvidéis que, ante la duda... ¡DEBÉIS CEÑIROS AL CÓDIGO! No os fallará nunca





ü      "Juro por Apolo, médico, y pongo por testigos a todos los dioses y diosas, de que he de observar el siguiente juramento, que me obligo a cumplir en cuanto ofrezco, poniendo en tal empeño todas mis fuerzas y mi inteligencia" (Juramento Hipocrático)

ü  "Todo el mundo va a su rollo, menos yo que voy al mío" (un perfil de Whatsapp)

ü"Los espartanos no preguntan cuántos son los enemigos, sino dónde están"

ü    " Juro delante de Dios, de vivir y de morir con honor. Juro combatir la iniquidad y socorrer a mi prójimo, juro igual en el combate como en la paz, que ningún caballero será considerado por mí como enemigo aunque sea adversario" (Código templario)

ü  "Nunca debes olvidar que la persona que lee el mensaje es otro ser humano con sentimientos que pueden ser lastimados" (reglas de Netiqueta)

ü  "Don't be evil" y ahora "Do the right thing" (lema de Google)

ü  "El scout sonríe y canta ante las dificultades" (ASDE)

ü   "Abandonar el barco o quedarse encerrado durante una batalla se castigará con la muerte o abandono"

ü  "El cliente siempre tiene razón" (Harry Gordon Selfridge)

ü  "Al cliente siempre trátelo bien, tenga o no tenga razón" (Ana Gimenez)

ü  "Honrarás a tu padre y a tu madre" (La Biblia)

ü  "Pedir las cosas por favor" (clase de educación infantil)

ü  "Ser soldado del Temple no es ser miembro de una Orden, es una forma de vida"

ü  "Los cocineros de la institución, procurarán mantener entre sí contactos de buena confraternidad. Se deben asistencia moral y ayuda profesional. Quien tenga discrepancias profesionales con alguno de sus colegas debe primeramente intentar reconciliarse" (Código de Honor de la escuela culinaria del Instituto Iberoamericano de Recreación Turismo y Gastronomía)

ü  "El scout ama y protege la naturaleza" (ASDE)

ü   "Si el Gran Arquitecto del Universo te da un hijo, dale gracias; pero tiembla por el depósito que te confía, porque en lo sucesivo, tú serás para ese niño la imagen de la Divinidad. Haz que hasta los diez años te tema; hasta los veinte, te ame; y hasta la muerte te respete. Hasta los diez años, sé su maestro; hasta los veinte, su padre; y hasta la muerte, su amigo. Enséñale ante todo buenos principios; y después, bellas maneras. Que te deba una doctrina esclarecida, mejor que una frívola elegancia. Que sea mejor un hombre honrado, que un hombre hábil"(Código masón)

ü  “No caminas solo. Tu felicidad también se encuentra en la de los demás. Lo que das, recibes” (Manuel Pimentel- Decálogo del Caminante)

ü  "Jamás juzgues ligeramente las acciones de los hombres. Perdónalas y no las condenes" (Código masón)
ü  "Aquel profesor o profesional egresado, incluidos el personal directivo, que sea sorprendido en el incumplimiento del Código de Honor, será relevado en sus cargos y los egresados serán retirados del libro de egresados de honor" (Código de Honor de la escuela culinaria del IIRTG)
ü  "Ayudaré a mi compañero, no me burlaré de él para divertirme ni heriré sus sentimientos por ningún motivo" (clase de educación secundaria)
ü  "No se puede jugar a las cartas o a los dados por dinero" (Código pirata de Bartholomew Roberts)
ü  "Y así, me voy por estas soledades y despoblados buscando las aventuras, con ánimo deliberado de ofrecer mi brazo y mi persona a la más peligrosa que la suerte me deparare, en ayuda de los flacos y menesterosos" (Don Quijote de la Mancha)
ü  "No se permiten peleas a bordo. Se pondrá fin en la costa a espada y pistola..." (Código pirata de Bartholomew Roberts)
ü  “El scout es trabajador, austero y respeta el bien ajeno" (ASDE)


Enlaces recomendados:


Booktrailer "El Decálogo del Caminante" de Manuel Pimentel (ex-político pero buena gente ;) ) 


Resumen del libro y Decálogo en: 

http://elpais.com/diario/2010/11/14/opinion/1289689205_850215.html




Serie emitida en tve, TEMPLARIOS. A mí el tema ni me iba ni me venía pero he de reconocer que los comentarios de los expertos y la recreación me encantaron porque te acercan la historia y la realidad de estos monje-soldado de manera seria. Me la tragué enterita. 






Código de Honor. ESPARTA. Estos sí que dan respeto, madre mía... ¡Esto es Espartaaaa!







Federación de Asociaciones de Scouts de España (ASDE) http://scout.es

¿Por qué contratar a una persona que hay sido scout?

Asfalto. "Capitán Trueno" . ¡Cuántas veces habré cantado esta canción de niña! "Ven Capitán Trueno, haz que gane el bueno, que el mundo estaaaaaaá  al revés"







Código de Honor de la escuela culinaria del Instituto Iberoamericano de Recreación Turismo y Gastronomía







Las 10 reglas básicas de la  “NETIQUETA” para la buena convivencia virtual http://eduteka.icesi.edu.co/articulos/Netiqueta



¡¡¡  G R A C I A S  !!!